’Ética para Nicómano’

Aristóteles en ’Ética para Nicómano’, esboza una teoría sobre la amistad: 

«¿Cómo se puede dar el título de amigo, a aquellos cuya reciprocidad de sentimientos no se conoce?; para que sean verdaderos amigos, es necesario que tengan los unos para los otros sentimientos de benevolencia, que se deseen el bien y que no ignoren el bien que se desean mutuamente». 

En suma, para Aristótoles, el hombre bueno debe ser amante de sí mismo, porque de esta manera se beneficia a sí mismo y, a la vez, será útil a los demás. La esencia de la amistad reside en el compartir, en el conversar y en el compenetrarse. En ella el hombre se encuentra en la misma relación respecto al amigo que consigo mismo. Por eso Aristóteles sostiene que el amigo es otro yo, idea que repite Cicerón. Son incompatibles con la amistad la adulación, la zalamería y el servilismo, pues son contrarios al amor a la verdad.

Ayúdanos a seguir adelante con un pequeño gesto. ¡Solo tienes que compartir!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email