Comunicación efectiva

Define tu postura y objetivos

Antes de expresar una queja, solicitud o proposición debemos ser conscientes de varios aspectos. Por un lado es importante, saber cuál es nuestra posición en relación al interlocutor con el que vamos a comunicarnos. En esta línea, es fundamental prepararnos y determinar los intereses, objetivos y posturas de cada parte, el alcance y las repercusiones de los posibles escenarios, así como la factibilidad de las concesiones que cada quién puede otorgar.

Dentro de esa preparación previa a enfrentar este tipo de comunicación, un aspecto clave es establecer una prioridad de mis objetivos y el grado de “necesidad” de cada uno de ellos.

Elegir el medio y el momento más apropiado. Romper el hielo adecuadamente.

El medio que utilizamos para comunicarnos influye mucho en la efectividad del mensaje. En función del propósito de nuestra comunicación, estableceremos una vía de comunicación u otra. Por ejemplo, si queremos manifestar al equipo de trabajo nuestra contrariedad por un resultado negativo, intentaremos hacerlo en persona. En conjunto si afecta a la totalidad del grupo, o personalmente en caso contrario. Cualquier otro medio y forma puede resultar distante o inapropiado. Reservaremos las comunicaciones por escrito para objetos como anunciar reuniones periódicas o enviar directrices sobre algún proceso o protocolo.

En cuanto al momento, a veces no hay que entrar en el tema directamente y conviene dejarlo para el final; otras ocasiones lo más efectivo es abordar el tema directamente antes de que la conversación llegue a un punto de no retorno. Cada momento tiene su estrategia de comunicación.

Arturo Soria Psicólogos

Ayúdanos a seguir adelante con un pequeño gesto. ¡Solo tienes que compartir!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email